martes, 25 de noviembre de 2008

Gente corriente.




Al jubilarse quiso poner un banco de madera delante de su casa. Sorteó los permisos municipales alegando que si encima de su puerta había una parra y que él debía cortarla y mantener limpia la acera,también pondría un banco y se ocuparía de conservarlo.
Debido a su mala fama de pesado y obsesivo la licencia municipal llegó en tiempo récord.
Empezó a formar parte del paisaje verlo todos los días allí sentado .Su casa al lado de la iglesia de San Xulián era testigo de todos los entierros,bodas,bautizos y funerales y él el cronista de la zona. Su hablar pausado y su afán tertuliano hicieron cambiar el recorrido a más de uno,si pasabas en coche saludos y punto,pero ay si ibas caminando,tenías que pararte y entender que de quince minutos de charla no te libraba nadie.
Manuel no criticaba,era de esas personas a las que todo el mundo le parece bueno y si no lo era pues él buscaba el modo de que aparentase ser.
Fue marino y a los cuarenta y cinco años abandonó la profesión por la de transportista,se compró un camión y se dedicó a hacer portes por las cercanías.
Sada,Mera,Betanzos,Coruña eran el destino de sus viajes,su “Barreiros” la diana del maldecir de sus vecinos .De cincuenta por hora no pasaba su camión,no porque no fuese capaz, ni por los límites de velocidad aún sin imponer si no porque Manuel nunca llevaba prisa. En la parada el conductor del autobús gritaba:! Subid rápido que viene Manuel!... y el tropel de niños y mayores apuraba todo lo posible. El repartidor del pan era el que más sufría,porque al tener que hacer paradas constantes no se lo quitaba de encima .Empezaba a tocar el claxon como un loco cuando lo podía adelantar. Manuel impasible,cerraba la ventanilla y ponía la EJ41 ajeno a todo. Si llegaba tarde a un destino nadie se lo recriminaba ,el rollo filosófico que soltaba del espacio y el tiempo era peor de soportar.
La última vez que hablé con él comentamos una noticia del periódico en la que se decía que se había creado una empresa dedicada a escribir la biografía de personas corrientes. Le gustaba especialmente la sugerencia del periodista como regalo en esta Navidad,la pena me dijo, es que no tengo hijos.

El lunes pasé por delante de su casa,la tarde de otoño soleada,la parra aún con uvas,el banco ya vacío .Todo hizo que lo recordase y decidiera cumplir aquel deseo.

19 comentarios:

Silvana dijo...

Fermoso recordo e ben cumprido o desexo co teu escrito. Todo é cotián ata que deixa de estar, entón convértese en extraordinario. ¿Alguén nos recordará a nós?

Biquiños Vermella (xa iba sendo hora de que nos deleitaras ca tua escrita).

Suso Lista dijo...

Sirve de algo, que alguén nos recorde? Non sei. Xa me fode ter que morrer! Bicos Vermella

Chousa da Alcandra dijo...

Fixeches moi ben en cumplir esa débeda con Manuel. E supoño que na sua honra tomácheste todo este tempo para cumplila. Con calma en sen presas.
Con respecto á emisora que poñía no Barreiros...non sería a EAJ64?. Daquela poñía mellor música!

Un bico sin presa tamén

(Gústame a foto do outono en Santa Cruz

Cuspedepita dijo...

O banco valeiro deixa un valeiro no corazón. Iso é o que sinto cando morren aqueles que coñecín desde sempre.
Apertas.

A Conxurada dijo...

Fermoso, moi fermoso....

Cadinho RoCo dijo...

Não entendo tudo que leio, mas gostei muito do Manuel com seu caminhão.
Cadinho RoCo

Artabria dijo...

Y esté donde esté estará encantado de que lo hayas escrito........

Cómo va ese café???

São dijo...

Uma perda é sempre um acontecimento triste.
O meu abraço solidário, nena.

XuanRata dijo...

Cumpliste su deseo a tiempo. Total, el nunca tenía prisa.
Un banco debajo de una parra desde donde saludar a la gente que pasa para cuando ya las piernas nos pesen demasiado. Voy a ir ya solicitando la licencia, que en el ayuntamiento tampoco tienen prisa.

Un saludo hasta Oleiros, por donde pasé hace un montón de añós. En algun lugar guardo una diapositiva de ese castillo que tienes a tu espalda.

LM dijo...

mereceu a pena a espera. linda homenagem.
"Manuel nunca llevaba prisa", gostei.
beijos

Apátrida dijo...

Un relato moi enternecedor, escrito con moita sensibilidade.
Un saúdo

O Raposo dijo...

Polas aldeas aínda hai personas que fan de tranquilidade e o sosego unha filosofía da vida. E non lles vai mal.
Gustei do relato.

O Profeta dijo...

Este Mar que beija a Ilha
Traz de longe sonhos perdidos
Adormece na areia e deixa
Na espuma mil e um segredos

Meus sonhos são estrelas que semeio no espaço
São corpo nu que vagueia pela saudade
Brotam e correm para o Mar
Enfrentam a dor a tempestade


Boa semana


Mágico beijo

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

En la vida corriente es donde están todas las historias.
Devuelvo tu amable visita a La Acequia, en la que espero encontrarte siempre que lo desees.

São dijo...

Bom final de semana.
Aperta.

paideleo dijo...

Mui fermosa homenaxe a Manuel. Xa ten a biografía que quería.
Graciñas polo comentario e, se queres, poder empezar cos nomes para a nena.

Cadinho RoCo dijo...

Sempre gosto de passar por aqui.
Cadinho RoCo

Zeltia dijo...

un emotivo homenaje a manuel. e ignorado por él.
pero el homenaje mayor es el que se queda en tu memoria.

Luis Miguel Armas Moreno dijo...

siempre es un placer leerte, bella Vermella