martes, 14 de octubre de 2008

CAUSA JUSTA.



En la sala del tanatorio, la sobrina muy digna recibía los pésames y los besos poniendo cara de ocasión. Era muy fácil ver que lo que sentía no era la pena que conllevaba la muerte de su tía, más bien la alegría disimulada de la suculenta herencia.

La última vez que se vieron fue un fin de semana de esos que las chicas de ciudad deciden venir a la aldea, el turismo rural en casa de la tía daba mucho caché en la oficina. No fue un encuentro muy agradable, la sobrina no paraba de quejarse, ni de preguntar porque Rosa vivía con ella. Maruja nunca había dado explicaciones y ahora tampoco.
Dos años pasaron desde aquel recibimiento con cocido y filloas, veinticuatro meses sin más contacto que alguna llamada telefónica.
Cuando el sábado Maruja se puso enferma y acompañada por sus vecinos acudió al hospital, nada parecía lo que fue. El médico les dijo que su situación era crítica, una insuficiencia respiratoria con ochenta años era cosa seria.Mientras Carmen le hacía compañía, Rosa fue a su casa con intención de localizar el teléfono de la sobrina. Abrió el taquillón de la entrada y sacó el listín, en la S de Susana no estaba, en la M de Madrid tampoco. Fue pasando de una en una las pestañas de las letras y no lo encontró, o bien lo tenía en la memoria o lo había perdido. Recordó que el hijo de otra vecina era su abogado y ni corta ni perezosa acudió a verlo.Le contó todo lo que pasaba a Antón y este lo que pudo a Rosa, él llamaría a la sobrina pero sólo si sucedía lo peor, era el encargo que tenía de Maruja.
Lo peor sucedió y a las tres de la mañana Maruja dejó de ser, Antón tomó las riendas de la situación, llamó a la sobrina y dispuso el entierro. Ya eran las tres de la tarde cuando llegó e interpretando su guión se sentó en primera línea .A decir verdad pocos la conocían, y los besos que recibía, acompañados de pena, eran más sinceros que su expresión. La tarde transcurrió con normalidad, sólo en el momento en el que Antón entró hubo un cambio en la escena, se sentó al lado de Susana para presentarse y citarla en la notaria para el día siguiente.

El entierro, como el de toda persona justa y querida, fue concurrido y triste, mecánico y sentido.
Susana acudió nerviosa a la cita que tenía con Antón, la mañana fue tensa con Rosa ya que le dijo que pensaba vender la casa y tendría que irse. Sentada en frente de Antón no se imaginaba nada de lo que iba a saber. Antón leyó el testamento en el que se especificaba que la casa era para Rosa y el usufructo de otra de alquiler también.Susana,más cabreada que otra cosa,gritaba que era ella la heredera directa,que su tía no tenía descendientes y que iba a impugnar el testamento.
Antón la dejó y sin prisa le fue explicando que su tía y Rosa eran pareja de hecho,que llevaban conviviendo treinta años,eran amigas,dormían juntas,discutían,se cuidaban y que los vacíos legales estaban llenos.

Maruja había acudido a él para que la justicia humana hiciese lo que no había hecho por ella “la justicia divina”:poner a cada uno en su sitio............

26 comentarios:

A zanfonista dijo...

Si me gusta . Saludos, gracias por el comentario en mi blog.

Manuel (Cedric) dijo...

Interesante argumento, más real de lo que parece, y que creo que más de una vez habrá ocurrido...
Y es que la vida tiene esas paradojas, a veces algo ácidas, pero que finalmnte pone las cosas en su sitio.

Un saludito desde Valencia.

cõllybry dijo...

Mui belo texto de coisas de la vid...

Beijitos

À Flor da pele

Silvana dijo...

Moi bo, coma sempre. Gustoume moito. Biquiños.

LM dijo...

o tempo pom a cada um no seu lugar... ainda depois de morto. beijos.

Suso Lista dijo...

Eu penso queé a xente, ao morrer, a que pon ao tempo no seu lugar. Moitos Bicos

Cuspedepita dijo...

Sei que, por exemplo, a ley di que "non poderá herdar a un discapacitado quen non lle preste alimentos" (alimentos é, legalmente, sinónimo de vivenda, manutención e asistencia de todo tipo)
Quizá debera facerse extensivo a todos os anciáns. Evitaríanse inxustizas como a que se evitou no teu relato.

Rifo I de Zeuquirne dijo...

Encantoume, que xeito de poñer a cada un no seu lugar! moi ben por Maruxa.
Bicos.
Deixeiche unha invitación no meu blog por si che apetece,

O Raposo dijo...

Ben feito, a herdanza ten que ser para que mais o merece , como neste caso.

Alfredinho dijo...

Ola!

Pois sí, son de Corme, e pra máis información, son neto de Susa da Culilla. De seguro que se tes familia en/de Corme saberán dela.

Últimamente teño pouco tempo, pero en canto poda voltarei pasarme por aqui con asiduidade, aínda que o de comentar non se me dé moi ben.

Un saúdo! :)

São dijo...

Sim, há pessoas que só lhes importa a herança e nada mais...
Feliz fim de semana.

Veca dijo...

Esto de quedarse sin herencia es lo que le tenía que pasar a más de uno. A todos aquellos que no se preocupan por los últimos días de un anciano, si no por los que les deparara su muerte. El mundo está lleno de egoístas y desconsiderados.

Manuel (Cedric) dijo...

Coincido con Veca.
Siempre he dicho que, cuando una persona está en las últimas, hay tres clases de familiares:

1) Los que llaman al médico, a ver si aún se puede hacer algo, o para que suavice sus sufrimientos.

2) Los que llaman al cura, si el moribundo es creyente, para que le administre los últimos sacramentos.

3) Los que llaman al notario, a ver si hay testamento hecho.

Y es que de todo hay en esta vida...

Saludos desde Valencia.

Chousa da Alcandra dijo...

Da gusto ver como hai ocasións nos que os tiros saen pola culata, como lle pasou a la sobrina.
Pero, por máis que nos amole, todos somos conscentes de que -de cotío- os tiros...salen polo cañón.

Bico

(Sóame moitísimo esta historia que nos contas. Levo un anaco pensando se a lin, se ma contaron ou de onde raio me resulta familiar)

paideleo dijo...

Como cambiou o conto para a sobriña !.

Mar Arável dijo...

No ciclo das marés

a vida

por vezes navega à vista

A Conxurada dijo...

Ben por Maruja, moi ben feito.

O Profeta dijo...

O sonho de hoje voa no amanhã
Esta terra prende-me os pés
Um fruto maduro é repasto de pássaro
Um caminho feito de lés a lés

Taça de finos aromas
Uma súplica presa na brisa da tarde
Na morada dos teus maiores desejos
Há um coração que por ti arde



Bom domingo



Mágico beijo

São dijo...

Sabes que só agora reparei que o teu signo é Touro? ...a minha colecção aumenta, rrrsss
Feliz semana.

Doutora Seymour dijo...

Á xustiza humana haina que contaxiar de xustiza poética.

Zeltia dijo...

la historia tuvo final feliz gracias al cambio de las leyes, porque no hace mucho, se quedaría sin nada... menos mal que la gente lista subsanaba "esas injusticias legales", "vendiéndole" las propiedades en vida y poniendo cosas a sunombre. Costaba un dinerillo, eso sí.

enhorabuena por la historia, tan real tan real que hasta parece inventada.
:)
Un gusto leerte

(y esa que sale del psicoanalista parezco yo)

São dijo...

Linda, se aceitares, tens flores esperando-te lá em casa.
Apertas.

Zeltia dijo...

¿qué? ¿comendo castañas asadas?

Zeltia dijo...

Santa Cruz ten moitas cousas bonitas, a mais chamativa esa vista do castelo, na illa, coa coruña detrás, alá lonxe, e o sol poñéndose...
pero bosques e fragas mismo ahí en santa cruz non me dou conta
dime por onde.

bicos
e escribe un pouco, mullé

Artabria dijo...

Hace tiempo que no escribes eh!!!

Sólo pasaba a decirte que he decidio volver a esto de los blogs, sintiéndome un poco más libre.......

Chousa da Alcandra dijo...

Esta Vermella é unha perguiceira. Tennos sempre en vilo para cando sacará a sua próxima historia.

(Viña a comentarche que a lotería de Nadal que anuncio no meu blog hai que clicar na imaxe dela e lévate á páxina da Asociación do Festival FolkAntas, e alí che di como mercala. Son xente de fiar. Creeme ;-)

Bico!!!