jueves, 16 de agosto de 2007

Trauma infantil

E.MUNCH. "La mancha"




En el colegio siempre ayudaba al profe de ciencias.Don José pedía un voluntario y ahí estaba él alzando su mano sobre nuestras cabezas.Se ponía en pie,se acercaba a la mesa y una sonrisa de autosatisfación iluminaba su cara.
El peor día fue cuando tuvimos que ver la disección de un hámster,el fin del experimento consistía en ver el corazón y los órganos internos de la rata.Yo no entendía aquella crueldad,qué necesidad había de verle las tripas al pobre hámster para entender cómo funcionaba nuestro cuerpo.En la mesa,una bandeja de metal contenía todo el instrumental,unas pinzas,unas tijeras,un escalpelo,un cuchillo de hoja de afeitar y la estrella de la bandeja:un bote de cloroformo.
La cara de asesino que ponía el ayudante del profesor,era como para grabarla en vídeo,(pero aún no había),cogía un algodón y destapando el bote,dándole la vuelta con cuidado lo empapaba,con unas pinzas grandes lo sujetaba y nos lo enseñaba a todos con mirada triunfante.Después inmovilizaba al hámster y le acercaba el algodón a la nariz,este se dormía,pasaba un segundo y ya parecía muerto.Poco a poco le separaba la piel y siguiendo la línea de la barriga lo abría de arriba a abajo.Aquí yo ya no podía mirar,pero por el rabillo del ojo intuía a mi compañero con el corazón de la rata en una mano, y con la otra sujetando las pinzas para mantenerlo abierto.
Cuando terminaba la operación, Don José le ordenaba que nos explicase oralmente todo el proceso, a estas alturas mi estómago iba y venía desde la bandeja hasta el desayuno.
Nuestro compañero alargaba de más la explicación y mientras Don José leía el periódico,él repetía de carrerilla su asesinato.
Ayer tuve que ir a "Urgencias",un accidente casero sin importancia,un par de puntos y listo, como no era digno de un médico llamaron a un ATS y a casa,pero NO, pero ahí estaba él,mi olvidado compañero.Me reconoció y yo hice como que no me acordaba,me refrescó la memoria y tuve que acceder,pero de pronto me asusté,me puse a sudar, a recordar su cara con la pobre rata y con una fantasía excesiva de la que me hago valer ante los agobios, le conté una historia de alergias a no recordaba qué, cuyo fin era que sólo me la vendase y ya me darían los puntos en el centro de salud donde estaba mi historial.
Lo convencí,nos despedimos y salí de allí pensando en el pedazo de actriz que se ha perdido Almodóvar conmigo.

6 comentarios:

Suso Lista dijo...

Nunca é tarde pra nada. Boa actriz si señor.

Anónimo dijo...

Jajajaja ¡¡Moi bo!!
Que cosa mellor a una rata ¿Verdade?
Bicos, amiga.

Doutora Seymour dijo...

Enténdoa, claro que si... pero ver as tripas para entender, é algo imprescindible. Claro que tamén hai xente de goza de máis destripando aos demais... eu tamén lle contaría o da alerxía a ese ex compañeiro.
Boas vacacións!

O Profeta dijo...

Hoje tinha decidido pintar-te
Com matizes de profunda ternura
Perdi na memória a cor do teu sentir
A tua voz de água cristalina e pura

Hoje a lembrança é lança de fogo frio
É punhal afiado em tua mão
A incerteza tolda a razão ao amor
Perdido bem no fundo do coração


Boa semana
beijinho

un dress dijo...

ah grande performer!!! :)

partilho inteiramente os teus sentimentos de enjoo e rep�dio face a essas experi�ncias aparvalhadas e in�teis...

obrigada pelo bel�ssimo poema...





beijO









beij

Anónimo dijo...

Hola amiga.
¿No se te ocurre nada?
Seguro que si.
Besos desde este final de un nuevo verano gallego.