martes, 7 de agosto de 2007

In memoriam


No formará parte de las listas de víctimas de accidentes de tráfico,pero murió atropellado por un coche una noche de este verano.El frenazo nos obligó a salir a la carretera y allí estaba "Killer"boca arriba y una mueca de dolor en sus ojos grises.
El último en salir fue Martín que no se imaginaba que era su gato el causante del jaleo.Las lágrimas empezaron a caer por su rostro infantil llegándose a fundir sus sollozos con los maullidos de "Killer". La joven conductora causante del atropello nos dio la idea de llevarlo a una clínica veterinaria para poner fin a su sufrimiento,y mientras estábamos preparando la infraestructura "Killer"murió.Lo recogimos del suelo,lo envolvimos en una toalla y nos pusimos a consolar a Martín.Le dijimos que cuando Lúa (que es la madre del gato)tenga otra vez gatos se podré quedar con uno,dijo que no.Le dijimos que buscaríamos otro,dijo que no,con voz entrecortada dijo:"no quiero tener otro gato, lo crías,lo enseñas,lo acariñas y se va".
La vida misma pensé yo,pero no se lo dije.
Decidió que teníamos que hacerle un entierro, y yo que ante los disgustos de los mios me convierto en "Alicia en el país de las maravillas", acepté.
Desde el principio todo fue muy solemne,buscamos un caja,de helados no era propia,de zapatos los logos llamaban mucho la atención y al final nos decidimos por una de madera que contuvo dos botellas de vino por Navidad.
Martín pegó un cromo de fútbol en la tapa, uno de esos que son una ficha a cubrir,le puso el nombre,fecha de nacimiento,se inventó el peso y la altura,rellenó el hueco de "equipos en los que jugó"poniéndole nombre a los rincones de la huerta en los que jugaron.Por último lo metimos en la caja y lo fuimos a enterrar a un monte cercano,nos costó convencerlo pero en la huerta practicamos agricultura autosuficiente y no nos parecía propio.Hicimos la cama en la tierra y allí metimos la caja;aunque Martín nunca ha ido a un entierro,debió de haber visto algo en la tele ya que con todo el disgusto y la solemnidad del momento comenzó a contar de memoria el cuento "O gato Guille e os monstros".

4 comentarios:

Suso Lista dijo...

Pobre Martín, eses traumas nunca se olvidan.

Anónimo dijo...

Curioso o nome do Gato, Killer.
Non lle serviu de moito fronte a maquina da muller.
Agardo que Martin o considere un recordo e non sufra.
Bicos.

gitano dijo...

me gusta mucho lo de "ficha a rellenar" y el nonbre delgato?

vermella dijo...

Martín é un futbolero,é un simil,"killer da área" ou dianteiro.sempre lle pon nomes curiosos ás cousas.
saúdos a todos.