sábado, 16 de junio de 2007

Leer,leer..............

Cuando" los de provincias" viajamos a la capital siempre venimos sorprendidos por algo,bueno eso dicen ellos.A mí me gusta pillar el Metro y sin destino fijo recorrer el subsuelo,entras y por el precio de un billete ves desfilar ante ti las mejores atracciones,músicos,"pirados",vendedores y un montón de gente distinta.
Nunca pensé que los escritores viajasen en Metro,así que aquella mañana cuando me subí,me quedé realmente sorprendida.Me senté entre García Márquez y Almudena Grandes,estuve atenta a su conversación y emulando a Sara Gómez me dediqué a pegar la oreja y fantasear,hablaban de sus Arcadios y cuando realmente ya me sabía lo que estaban diciendo miré al frente.
No me lo podía creer, allí estaban Rosa Regás y Marcela Serrano,ésta hablaba de su albergue y la primera de su querida Barcelona.Rosa estaba encantadora y aunque no pude ver la cara de Marcela,supongo que también.Como el fin del trayecto se aproximaba,me levanté para acercarme a la puerta y ya fue la apoteosis:Juan Marsé y Maruja Torres.
Maruja hablaba con vehemencia de su Teresa, de como la vida de las mujeres está siempre unida,de la invisible tela.Marsé del dúo de David y Chispa, de Rosa, de inspector Galván............
Detrás de mí Helene Hanff mostraba sus cartas y comentaba sus pedidos nada menos que con Ian Gibson que le hablaba de una de sus últimas biografías.
Estaba ya bajando y pegado a la puerta Manolo Rivas seducía a una dama de mediana edad, no sé de que hablaba, no lo pude ver.
En el andén me quedé mirando al vagón y llegué a la conclusión de que no todo lo que se oye es verdad; por la mañana la radio decía que tenemos un índice de lectura muy bajo.